Lograr un nivel operacional “de clase mundial”